La medida, ratificada por la Mesa Pesquera de la Provincia integrada por el estado y asociaciones de pesca tanto comerciales como deportivas, establece veda extendida (con cinco días habilitados para la pesca) cuando la altura del río marca por arriba de los dos metros durante al menos cinco días seguidos; veda flexibilizada (con tres días habilitados), cuando el río se encuentra entre el metro y los dos metros de altura; y veda total (prohibición absoluta para la actividad pesquera), cuando se encuentra por debajo del metro. Mediciones extraídas de los indicadores del hidrómetro de Barranqueras.

Los pescadores se encuentran con bandera verde para realizar la actividad, pudiendo los deportivos pescar cinco días a la semana, a excepción de martes y miércoles, y los comerciales de lunes a viernes.

Se mantiene vigente la devolución obligatoria de las especies pacú, manguruyú, dorado y surubí; con los respectivos controles y penalizaciones a cargo de la Brigada Operativa Ambiental (BOA), dependiente de la Secretaría, y Prefectura Naval Argentina, buscando garantizar el cumplimiento efectivo de la Ley de Pesca y la normativa vigente.

La Secretaría recuerda a la población que para que pueda perdurar la fauna ictícola debemos ser responsables y bregar por su mantención, cuidado y protección; para que, así como nosotros disfrutamos de la pesca, lo puedan hacer las generaciones futuras.