Macri: “Estamos ante el último gobierno populista”

Rompió el silencio el lunes en TN. Siguió hablando el martes en una radio chaqueña. Y promete continuar esta semana con el raid mediático. El ex presidente Mauricio Macri decidió prender el ventilador después de diez meses de silencio. Ahora, no solo insistió con la idea de que “por este rumbo la Argentina no tiene destino”, sino que consideró que “estamos ante el último gobierno populista de nuestra historia”.

 

En una entrevista con el periodista Julio Wajcman, en FM 104.7 de Resistencia, Chaco, Macri repitió el hilo conductor de su primera entrevista. Críticas a la “cuarentena eterna” y al poder de Cristina Kirchner en el Gobierno con la imposición de “su propia agenda”, y el reconocimiento de tres autocríticas: el no contar que “el país estaba quebrado” en 2015, la “actitud defensiva” que tomó su gobierno a partir de diciembre de 2017 y la delegación de la negociación con la oposición en su ala política.

Sobre este último punto, luego de la tensión que se generó con el espacio de Emilio Monzó y Rogelio Frigerio, el ex mandatario volvió a hacer hincapié en que cree que “hubiese conseguido resultados distintos” ya que considera que “el peronismo está secuestrado por Cristina”. Más adelante, Wajcman le consulta específicamente por Monzó y su frase de que Cristina y él debían “dar un paso al costado”.

El ex presidente reconoció que “hace un tiempo” no habla con quien fuera titular de Diputados y no dudó en tildarlo de “ingenuo”. “Pensar que la grieta son personas es ingenuo. La grieta son los valores que estamos discutiendo”, aseveró. Y continuó:

“Acá lo que hay que entender es que la posición extrema no está en Juntos por el Cambio o en mi gobierno, sino en esta versión radicalizada que ha tomado el peronismo desde que lo gobierna el kirchnerismo”. “Las personas estamos de paso, ninguno es imprescindible, pero tenemos que hablar de valores en los que se va a basar la sociedad”, concluyó.

También fue consultado por los comentarios de Elisa Carrió, respecto de que Cristina no fue presa porque “el Gobierno de Cambiemos no quería que se hiciera justicia”. “Trabajé para mejorar la calidad institucional del país y encomendé a la Justicia que actúe con independencia y muchos se quejaron, decían que la Justicia no tenía una conducción. Y yo dije que eso es un error, que es una deformación de la política argentina”, explicó Macri. “Así como no hubo un llamado para que no, tampoco hubo para que sí”, añadió.

Al igual que durante la entrevista con Joaquín Morales Solá, Macri desparramó críticas al Gobierno y llamó a Alberto Fernández a “parar con toda la cantidad de medidas que tomó que son igual o más complejas que la cuarentena en sí”.

Enumeró la intervención Vicentin, los cambios a la ley de economía del conocimiento, la política aerocomercial, el DNU de declarar servicio público las telecomunicaciones (“si hubiésemos tenido el wifi de 2015 esta cuarentena hubiese sido imposible”, dijo) y al impuesto a las grandes fortunas. “Si castigas al capital con impuestos absurdos el capital se va, invierte en otro país”, señaló.

“Nosotros hemos cometido errores, pero ellos tienen la suerte de tener en la oposición gente que no fabrica ni fabricará piedras”, manifestó el actual presidente de la Fundación FIFA. En ese sentido, volvió a machacar con la oposición con la que se enfrentó, algo que fue discutido después de su primera entrevista por los acuerdos que pudo alcanzar con sectores del peronismo (sobre todo los gobernadores) durante su mandato. “Tuvimos la oposición más feroz de la historia, que tenía la mayoría en diputados, senadores, en los gremios, y el empresariado. Fue muy complejo gobernar”, describió.

De todas formas, Macri volvió a valorar la unidad de Juntos por el Cambio. “Que tengamos una alternativa de poder nos genera el optimismo de pensar que estamos ante el último gobierno populista de nuestra historia”, se entusiasmó. Y agregó: “A partir de acá podemos tener 20 años de progreso consecutivos, acordando políticas de estado razonables. Las mismas que incorporaron los vecinos de ustedes en Paraguay”.

Insistió, igualmente, en la falta de apoyo político para las políticas que buscaba instaurar y sostuvo que en un futuro se necesitará “un acuerdo más profundo que el de 2015-2019, donde todavía había una mayoría en manos de factores de poder que no creían que eran necesarios estos cambios profundos”.

“Vamos a terminar de entender que por más que somos un país único eso no nos redime de tener que trabajar y esforzarnos. Tenemos que decirle que no definitivamente al pobrismo y a los privilegios y sí a la cultura del mérito, el trabajo y la superación”, finalizó.

Esta semana promete seguir hablando. Ya grabó una entrevista con LN+ y podría haber más.

PERFIL