Este viernes por la noche, un agente de la División Delitos Contra la Propiedad salvó su vida gracias al chaleco antibalas que tenía colocado ya que mientras investigaba un robo ocurrido el jueves en Resistencia, observó a los dos presuntos ladrones que huyeron disparando con armas de fuego hacia el patrullero.

La investigación se inició por el robo de dos armas de fuego calibre 9 milímetros desde un domicilio del barrio Betina Vázquez, la fuerza aún no aclaró si se trataría del arma de fuego reglamentaria de un empleado policial.

Es así que comenzaron a recabar pistas y anoche alrededor de las 21 horas tomaron conocimiento de que dos personas en avenida Chaco y Soberanía se encontrarían ofertando las dos armas. Ante ello, se trasladaron al lugar, observaron a los ladrones, pero los mismos notaron la presencia policial.